Diciembre: mes de descanso

Experiencia de diciembre: descansar

Que levante la mano quien empieza con el correquetecorre elevado a la 20 ni bien llega diciembre?

O soy yo sola?

O los enloquecidos y enloquecedores son los que yo tengo alrededor mío solamente?

PLIS decime que no.

Considerando todos los compromisos sociales, laborales y familiares que nos llenan los 31 días de este mes, la experiencia de diciembre te va a parecer media traída de los pelos (dame 20 minutos que te convenzo 😉 ), pero creeme cuando te digo que este mes:

Le prestes MUCHA atención a tu descanso.

Y te cuento por qué.

Hasta los años ´30, la ciencia pensaba que cuando nos íbamos a dormir nuestro cerebro se “apagaba” y no se reiniciaba hasta que nos despertábamos.

Bueno, resulta que a principios de los ´30 se inventó un mecanismo para registrar la actividad del cerebro en todo momento (aun cuando dormimos) y ahí se descubrió que en las horas de sueño, el cerebro no solo se sigue manteniendo súper “enchufado”, sino que se encuentra aún más activo que cuando estamos despiertos.

Cómo es eso?

La razón es porque al dormir,  le damos tiempo a nuestra mente para “procesar” y consolidar lo que hemos aprendido mientras estábamos despiertos.

La calidad y la cantidad de sueño que le damos a nuestro cuerpo todos los días tiene un profundo impacto en nuestro aprendizaje y nuestra memoria.

Por qué?

Primero, porque una mente privada de sueño no puede mantener el foco y la atención, lo que nos impide incorporar cualquier tipo de conocimiento nuevo. Y segundo, dormir consolida la memoria, la cual es esencial para retener información nueva.

O sea, está garantizado que si queremos que nuestro cerebro aprenda (desde un idioma hasta un deporte) hay que darle unas buenas horas de sueño para ver los resultados.

Y cuántas son “unas buenas horas de sueño”?

Depende de cada persona (a mi me despertás antes de las 8 hs y te muerdo sin piedad), pero lo que sí es igual para todos es la manera en que está dividido nuestro sueño: en 5 ciclos o etapas. Cuánto tiempo dura cada etapa…eso depende del tipo de rutina que lleves a diario.

Las emociones, el deporte, tu dieta, medicamentos y hasta dónde dormís dictan la calidad de tus ciclos y tu descanso.

La primera etapa del sueño es una fase de sueño liviano. Acá nos despertamos hasta si nos rozan con una pluma. Para la segunda y tercera etapa, el sueño ya es más profundo. La etapa más reparadora a nivel físico es la cuarta y la última de las etapas es la que se llama REM. En ésta, soñamos y el cuerpo está relajado a un 100%, pero la mente va a mil por hora.

A lo largo de una noche de sueño, pasamos por estas etapas varias veces, y con los años, los ciclos livianos duran más que los profundos.

Y si no llegamos a pasar por las 5 etapas?

Si te pasa a menudo, eventualmente te dormís en cualquier lado, porque no le estás dando a la mente el descanso que necesita para regenerar energía.

Además de ayudar a nuestro aprendizaje y nuestra memoria, te cuento otras de las ventajas de dormir bien:

  • repara tejidos
  • fortalece los huesos y los músculos
  • mejora el sistema inmunitario
  • mejora el humor
  • mejora tu concentración y tu capacidad de decisión (tu mente es una flecha che)
  • estabiliza tu ingesta de comida (cuando estamos privados de sueño, comemos para obtener la energía que nos falta)

Si tenés un sueño livianísimo y no dormís lo suficiente o te despertás en la mitad de la noche y no podés volver a conciliar el sueño, te cuento lo que me ayuda a mí:

  • permanecer en la cama con los ojos cerrados, contraer y relajar los músculos, hasta que me vuelva a dormir
  • (intentar) meditar
  • evitar la tentación de usar la compu (la luz azul de la pantalla te va a despertar por completo)
  • prendé una vela aromática suavecita (cerrar los ojos y sentir ese olorcito puede hacer maravillas por vos)
  • Si no te dormís en 20 minutos, dejá la cama y busca algo “aburrido” para hacer, eventualmente tu mente se va a relajar.

Y un tip extra:

Si tenés un teléfono inteligente o tableta, existen aplicaciones que, una vez instaladas, “monitorean” tu sueño y te despiertan durante tu ciclo más ligero… así, cuando la alarma suena, no saltás de la cama con un susto de muerte y toda alterada, sino que te despertás con una facilidad maravillosa.

Yo uso SleepTime (es gratis) Te la súper recomiendo

Entonces, qué te parece si en diciembre, que andamos todos de acá para allá, les llevás la corriente al correquetecorre y le prestás especial atención a tu descanso, le das tiempo a tu mente para que procese lo que ha sido este año y recibís 2017 fresca como una lechuga? 🙂

Yo me prendo…y vos?

Merci por tus 20 minutos del día!


Te perdiste la experiencia de Noviembre? A no arrancarse los pelos, está acá

Que te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s