Los beneficios reales de la Meditación

Bienvenido Octubre,

el otoño (para mí),

la primavera (para vos?),

las flores

las calabazas ..!

Y bienvenida la actividad que te propongo para este mes!

yupiii!!

Los beneficios reales de la meditación- 20 Minutos por día

Me imagino que ya habrás escuchado hablar de la Meditación y de los innumerables beneficios que nos trae esta práctica.

Hoy en día existen miles de artículos, libros y gurús que nos hablan de cómo tan solo meditando unos minutos por día los nivelen de estrés bajan, la mente se calma y nos volvemos más empáticos con el prójimo.

Hasta acá nada nuevo.

PERO:

Sabés cómo es que pasa todo esto?

Te cuento:

Nuestro cerebro es como cualquier otro músculo del cuerpo, es decir, crece, se desarrolla, responde a estímulos externos + internos y con los años, “envejece”, lo que lo que lo vuelve débil y más propenso a enfermarse que en sus años más jóvenes.

Aunque esto es un natural, la buena noticia es que está en nuestras propias manos retardar este envejecimiento y mantener el cerebro en buena forma. La clave?

Hacerlo trabajar: más trabaje, más fuerte e inmune se vuelve.

Los efectos de la meditación en nuestro cerebro

Nuestro cerebro está compuesto por Materia Gris, la que contiene las neuronas que hacen trabajar a nuestro cerebro de la forma en que lo hace.

Y cómo hacemos trabajar al cerebro? Esencialmente, aprendiendo cosas nuevas de manera constante.

Cada vez que incorporamos conocimientos y rutinas nuevas, nuestro cerebro evoluciona y se vuelve (físicamente) más fuerte.

Y una de las actividades que promueve esta evolución es la meditación.

Durante la meditación, se busca controlar en qué y cómo enfocar la mente. Con la práctica, se logran controlar en un 100% las reacciones mentales frente a diferentes estímulos (ruidos, música, respiración) y en consecuencia, se mejoran las reacciones emocionales, la empatía hacia el otro y la capacidad de concentración. En resumen, la meditación genera una especie de armadura de protección en el cerebro.

Y cómo pasa esto?

La meditación es como cualquier otra práctica nueva que se incorpora a la rutina y que se ejecuta una y otra vez. Al principio es más o menos difícil llevarla a cabo y nos cuesta. Pero después de un cierto tiempo nos volvemos súper cancheros y la podemos hacer a ojos cerrados. Esto pasa porque al practicar una actividad desconocida, el cerebro no cuenta con una referencia mental que le indique cómo hacerlo, y tiene que desarrollar “conexiones” nuevas.

Ahora cuando por fin la domamos…agarrate Catalina! eso significa que el cerebro desarrolló por fin esas conexiones y ahora tiene un punto de referencia para saber cómo ejecutarla. Ya “sabe” cómo llevarla a cabo.

Esta capacidad de cambio en nuestro cerebro se llama Neuroplasticidad, lo que significa que las neuronas son capaces de cambiar la forma en que se comunican unas a las otras.

En un estudio de la Universidad de Harvard que duró 3 meses, se enseñó a un voluntario a aprender a hacer malabares desde cero y se escaneó el cerebro al principio y al final de los 3 meses.

Qué se encontró?

Que la materia gris del cerebro había cambiado. Al cabo de 3 meses y una nueva actividad “domada”, el cerebro había desarrollado nuevos “puentes” de comunicación entre las neuronas. Copado no?

Con la meditación pasa lo mismo. Y acá va porqué es tan importante practicarla:

En un segundo estudio de Harvard, cuando se comparó el cerebro de una persona de 50 años que meditaba, con el de una persona de 25 que no lo hacía, la estructura del cerebro era la misma! O sea: la meditación ayuda a disminuir la velocidad con la que nuestro cerebro envejece, manteniéndolo joven, fuerte y resistente a enfermarse por más años. A ver, quién no quiere tener un cerebro de 25 a los 50?

Mirá lo que pasa al cabo de meditar 30 min por día durante 8 semanas:

Hipocampo: Esta parte del cerebro es la responsable del aprendizaje y la memoria y es el regulador de nuestras emociones. Al cabo de 8 semanas, la materia gris en el hipocampo crece (más neuronas). O sea, en 8 semanas de meditación tu aprendizaje, tu memoria y tus emociones mejoran su capacidad de rendimiento.

El lóbulo parietal: Justo arriba de la oreja.  Es la zona encargada de la empatía, de hacernos tomar perspectiva y tener compasión.Después de 8 semanas de meditación, la materia gris en esta zona también se desarrolla.

Amígdala: Es una glándula relacionada con el estrés que sentimos. A mayor estrés, más grande es la glándula. Sin embargo, que la amígdala crezca o se reduzca, no tiene nada que ver con el medio ambiente al que nos exponemos, sino cómo reaccionamos a ese medio ambiente. Al meditar durante 8 semanas, esta glándula se reduce, reduciendo también los niveles de estrés.

Meditar hace que tu cerebro se reestructure físicamente, crezca y mejore su rendimiento; hace que tus niveles de estrés bajen y que tus emociones se canalicen mejor.

Dalai Lama tiene una frase que me encanta:

“Si todo los niños aprendieran a meditar a partir de los 8 años, lograríamos eliminar la violencia en el mundo entero en una sola generación”

Entonces, vale la pena esta experiencia?

Te propongo empezar de a poco. Meditar puede ser algo desalentador si no estás acostumbrado y no siempre uno logra concentrarse 100% al primer intento.

Por eso te propongo arrancar con apenas 5 minutos por día durante la primer semana, aumentando a 10 minutos la segunda semana, hasta llegar a los 30 por día.

Y el método? Así empecé yo:

Si querés, podés ponerte un cronómetro (por si no querés pasarte de los 5 minutos) y música.

Sentate cómoda, cerrá los ojos y respirá hondo al principio hasta encontrar un ritmo de respiración cómodo. Durante esos 5 minutos, tu mente va a intentar dispersarse entre las 500 cosas que tenés que hacer ese día (la comida a preparar, la ropa para lavar, los estudios, el trabajo…) Cuando esto pase, volvé a concentrar tu pensamiento en tu respiración hasta completar los 5 minutos, 0 10 o 30, si ya estás canchera.

Hay muchos métodos para aprender a meditar. Es importante que explores y que encuentres uno que te haga sentir cómoda y alineada con tu personalidad.

No es fácil calmar la mente, controlar los pensamientos y meterse mentalmente en un espacio tranquilo. Acordate que aprender algo completamente nuevo ya de adultos nos resulta más complejo que si lo hubiéramos aprendido siendo niños, pero aún así, es posible.

Lo importante es que expongas tu cerebro a experiencias nuevas que lo hagan trabajar, y que lo mantengas sano, fuerte y capaz, para poder disfrutar de un mes, un año y una vida espléndida!

Ah! Acá te paso 3 enlaces para que medites “guiada”

 

Merci por tus 20 minutos por día.


Psstt! Si te gustaría releer la  experiencia de Septiembre, te dejo el enlace:

Para explorar en Septiembre

 

Anuncios

Que te pareció?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s